COMPARTIR
ARTÍCULO

Es un trastorno alimentario por el cual una persona tiene episodios regulares de comer una gran cantidad de alimento (atracones) durante los cuales siente una pérdida de control sobre la comida. La persona utiliza luego diversas formas, tales como vomitar o consumir laxantes (purgarse), para evitar el aumento de peso.

Muchas más mujeres que hombres padecen de bulimia. El trastorno es más común en niñas adolescentes y mujeres jóvenes. La persona generalmente sabe que su patrón de alimentación es anormal. Puede experimentar miedo o culpa con los episodios de atracones y purgas.

Se desconoce la causa exacta de la bulimia. Los factores genéticos, psicológicos, familiares, sociales o culturales pueden jugar un papel. La bulimia probablemente se debe a más de un factor.(1)

Un diagnóstico de bulimia se basa en estos cuatro criterios:

  1. Episodios recurrentes de comilonas.
  2. Purgas regulares a fin de controlar el peso, mediante vómitos auto inducidos; abuso de laxantes, diuréticos, enemas, ipecac u otros medicamentos; matarse de hambre o hacer ejercicio en forma obsesiva.
  3. Las comilonas y las purgas por lo menos dos veces por semana durante tres meses.
  4. Preocupación excesiva por el peso y la figura.(2)

 SÍNTOMAS:

Señales del comportamiento

  • Preocupación por los alimentos y el peso
  • Imagen corporal distorsionada
  • Largos períodos en el baño, algunas veces con el chorro abierto, para ocultar el sonido de los vómitos
  • Depresión
  • Ansiedad por comer, especialmente por salir a comer en público
  • Abuso de laxantes, enemas, eméticos y diuréticos
  • Pasa menos tiempo con la familia y amigos; se aísla cada vez más, se retrae, es reservado 
  • Roba comida y la acumula en lugares poco usuales, como el armario o debajo de la cama 
  • Irritabilidad, dificultad para permanecer sentado, se distrae con facilidad

 Señales físicas

  • Fluctuaciones dramáticas de peso, por alternar entre dietas y comilonas
  • Cara inflamada debido a las glándulas salivales y garganta hinchadas
  • Vasos sanguíneos rotos en la cara
  • Bolsas debajo de los ojos
  • Indigestión, distensión abdominal, estreñimiento, gas, calambres abdominales
  • Deshidratación
  • Esmalte de los dientes deteriorado por el ácido gástrico del vómito; dientes decolorados
  • Caries
  • Encías inflamadas y sangrantes (gingivitis)
  • Callos en los dedos y nudillos debido a auto inducirse el vómito
  • Inflamación (edema) en las manos o pies
  • Dolor de garganta
  • Estremecimientos
  • Mareos, aturdimiento, desmayos
  • Músculos rígidos que duelen
  • Debilidad en los músculos
  • Calambres musculares
  • Menstruación irregular
  • Sed excesiva, micción frecuente
  • Una sensación constante de frío, especialmente en las manos y pies, debido a que el cuerpo ha perdido su “impermeable” de grasa y músculos (si tiene poco peso) 
  • Pérdida del cabello
  • Visión borrosa(3)

 

En la bulimia, pueden presentarse atracones con una frecuencia de varias veces al día durante muchos meses. La persona a menudo come grandes cantidades de alimentos ricos en calorías, por lo regular en secreto. Durante estos episodios, la persona siente una falta de control sobre su alimentación.

Estos episodios llevan al autorrechazo, lo cual provoca las purgas para evitar el aumento de peso. La purga puede incluir:

Provocarse el vómito.

Ejercicio excesivo.

Uso de laxantes, enemas o diuréticos.

La purga a menudo produce una sensación de alivio.

Las personas bulímicas con frecuencia están en un peso normal, pero pueden verse a sí mismas con sobrepeso. Debido a que el peso a menudo es normal, es posible que los demás no noten este trastorno alimentario.(4)

 

 PREVENCIÓN:

Las personas bulímicas rara vez necesitan ser hospitalizadas, a menos que:

  • Tengan anorexia.
  • Presenten depresión mayor.
  • Necesiten medicinas para ayudarles a suspender las purgas.

Más a menudo, se utiliza un método por pasos para tratar bulimia. El tratamiento depende de la gravedad de la bulimia y de la respuesta de la persona a los tratamientos:

  • Los grupos de apoyo pueden servir para la bulimia leve sin otros problemas de salud.
  • La asesoría, como la terapia conversacional y la nutricional son los primeros tratamientos para la bulimia que no responde a los grupos de apoyo.
  • Medicinas que también tratan la depresión conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) se emplean a menudo para la bulimia. Combinar la terapia conversacional con ISRS puede ayudar, si la terapia conversacional por sí sola no funciona.

Las personas pueden abandonar los programas si tienen expectativas poco realistas de "curarse" con la terapia solamente. Antes de que un programa empiece, las personas deben saber que:

  • Es probable que se puedan necesitar diferentes terapias para manejar este trastorno.
  • Es común que la bulimia reaparezca (recaída) y esto no es una causa para desesperarse.
  • El proceso es doloroso y la persona y su familia necesitarán hacer un gran esfuerzo.

El estrés de la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo. Compartir con otros que tienen experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo.

La bulimia es una enfermedad crónica y muchas personas afectadas continúan presentando algunos síntomas incluso con tratamiento.

Las personas con menos complicaciones de salud debidas a la bulimia y aquellas que desean y son capaces de tomar parte en una terapia tienen mejores probabilidades de recuperación.

La bulimia puede ser peligrosa. Puede llevar a problemas de salud graves con el paso del tiempo. Por ejemplo, el vómito repetitivo puede causar:

  • Ácido estomacal en el esófago (el conducto que transporta alimento de la boca al estómago). Esto puede llevar a daños permanentes en esta zona.
  • Rupturas del esófago
  • Caries dentales
  • Inflamación de la garganta

El vómito y el uso excesivo de enemas o laxantes puede llevar a:

 

 REFERENCIAS:

(1) https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000341.htm

 

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.

SACO.GFR.17.05.0698a

 

 



Tips de salud

Cómo cuidar tu corazón

Leer más >

Tips de salud

Lo que debes saber sobre el Alzheimer

Leer más >