COMPARTIR
ARTÍCULO

Una bursa es una bolsa pequeña que protege y amortigua los huesos y otras partes del cuerpo como los músculos, tendones o piel. La inflamación de la bursa se llama bursitis y se produce cuando se usa demasiado una articulación o por una lesión. Generalmente, se presenta en las rodillas o codos. Arrodillarse o apoyar los codos en una superficie dura por mucho tiempo puede desencadenar una bursitis. También, usar una articulación para hacer el mismo movimiento una y otra vez, puede agregar tensión e incrementar el riesgo.(1)Los síntomas de la bursitis incluyen dolor e hinchazón. El doctor puede diagnosticarla con un examen físico y otros exámenes como rayos X y resonancias magnéticas. También puede tomar muestras de fluidos (líquidos) del área inflamada para descartar una infección.(1)

Por lo general la bursitis puede tratarse con reposo, hielo o medicinas. Si esto no ayuda, el doctor puede decidir inyectar un medicamento localizado, en el área alrededor de la bursa inflamada. Si aún así la bursitis no mejora dentro de los 6 a 12 meses, puede ser necesaria una cirugía para reparar el daño a los nervios y aliviar la presión sobre la bursa.

Estas son algunas de las partes del cuerpo donde los adolescentes tienden a desarrollar bursitis más frecuentemente:

  • Puesto que el codo desempeña un papel fundamental en muchas actividades, como lanzar una pelota o golpearla con una raqueta, la bursitis de codo es una de las más frecuentes en los adolescentes.
  • La bursitis de rodilla puede estar provocada por una caída sobre la rodilla o cualquier actividad que implique estar mucho tiempo arrodillado.
  • La bursitis de cadera se suele asociar a lesiones sufridas al correr.
  • La bursitis de hombro puede estar provocada por algo tan simple como una caída en mala postura o por algo tan complicado como una lesión en el manguito de los rotadores (un grupo de tendones que protege el hombro).
  • Cuando se salta, corre o camina en exceso, se puede desarrollar una bursitis de tobillo. El solo hecho de llevar un tipo inadecuado de calzado para practicar determinada actividad puede provocar una bursitis de tobillo.(2)

 

 SÍNTOMAS:

La bursitis puede provocar diversos síntomas:

  • Dolor y sensibilidad en o alrededor de una articulación.Este es el síntoma más frecuente y evidente de que una persona puede tener bursitis.
  • Dificultad para mover la articulación afectada.Esto ocurre porque la bolsa sinovial está inflamada, lo que dificulta el movimiento de la articulación.
  • Enrojecimiento de la piel.La bolsa sinovial inflamada puede provocar un cambio de color en la piel que hay alrededor de la articulación.
  • Quemazón.La irritación de la bolsa sinovial puede provocar ardor en la piel circundante y hacer que esté más caliente que de costumbre.(2)

 PREVENCIÓN:

Por lo general, la bursitis puede estar provocada por un fuerte impacto en una articulación o por haberla sometido a un entrenamiento excesivo, y a veces estas lesiones son inevitables. Pero hay algunos consejos que puedes seguir para evitar las bursitis:

  • Mantente en forma.Hacer ejercicio regularmente fortalece los músculos y las articulaciones, lo que ayuda a proteger contra las bursitis.
  • No te pases de la ralla.Los excesos son malos, de modo que no fuerces demasiado las articulaciones cuando entrenes.
  • Empieza y termina las sesiones de entrenamiento adecuadamente.Una de las mejores formas de evitar las bursitis es hacer ejercicio correctamente. El calentamiento y el enfriamiento son dos partes fundamentales de una sesión de entrenamiento y nunca te las deberías de saltear. Empezar a hacer ejercicio y dejar de hacerlo de forma gradual es menos estresante para las articulaciones y para el cuerpo en general.
  • Haz estiramientos.Los estiramientos no solo ayudan a mejorar la flexibilidad sino que también son útiles para evitar las bursitis.
  • Combina actividades.Sea rotando los ejercicios mientras haces pesas o tomándote un respiro mientras practicas una actividad agotadora, seguro que tus articulaciones te lo agradecerán.
  • Mejor bien almohadillado.Utiliza cojines cuando te sientes en sillas metálicas o de madera y rodilleras cuando te arrodilles en suelos de madera dura o de cemento para reducir el riesgo de desarrollar bursitis. Asimismo, evita ejercer mucha presión o cargar mucho peso directamente sobre las articulaciones.
  • Mantente en movimiento.No te quedes sentado sobre el trasero, arrodillado o apoyado sobre otras articulaciones durante largos períodos de tiempo. Aunque solo sea durante breves minutos, levántate y muévete.

Si te das cuenta de que determinada actividad te provoca bursitis, deja de practicarla y habla con tu médico o entrenador sobre métodos más seguros.

Si practicas algún deporte, sé consciente de la posibilidad de desarrollar bursitis. La mejor forma de evitarlas es utilizar el equipo y las técnicas adecuadas. Si en el pasado tuviste bursitis por llevar un calzado deportivo que no era de tu número o alguna otra prenda del equipo deportivo que no era de tu talla, sustitúyelas por otras que te vayan bien.(2)

 

 REFERENCIAS:

(1) https://medlineplus.gov/spanish/bursitis.html
(2) http://kidshealth.org/es/teens/bursitis-esp.html#

 

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.

 SACO.GFR.17.05.0698a

 

Tips de salud

Cómo cuidar tu corazón

Leer más >

Tips de salud

Lo que debes saber sobre el Alzheimer

Leer más >