DOLOR DE OIDO

COMPARTIR
ARTÍCULO

 Es un dolor agudo, sordo o urente en uno o en ambos oídos. El dolor puede ser temporal o constante. Las afecciones conexas abarcan(1)


• Otitis media
• Oído de nadador
• Otitis externa maligna

El dolor de oído se produce generalmente por algún tipo de infección que afecta al oído medio causando inflamación, lo que se conoce como otitis media y que, a su vez, puede dañar la membrana del tímpano, los huesecillos del oído medio y las estructuras del oído interno, con riesgo de pérdida permanente de la audición.

Como las demás enfermedades infecciosas, la otitis media puede ser aguda o crónica (ser pasajera o con tendencia a no curarse completamente, sino a pasar por fases alternas de menor o mayor gravedad). Una infección aguda en el oído se desarrolla rápidamente y es dolorosa.

Las infecciones del oído son comunes en los bebés y en los niños, debido a que sus trompas de Eustaquio se obstruyen fácilmente.

Las infecciones del oído también pueden ocurrir en adultos, aunque son menos comunes que en los niños.

Los factores de riesgo que predisponen a infecciones agudas del oído incluyen:

  • Asistir a guarderías (especialmente centros que tienen más de 6 niños)
  • Cambios de altitud o de clima
  • Clima frío
  • Exposición al humo
  • Antecedentes de infecciones del oído
  • No ser amamantado
  • Uso de biberones
  • Infección reciente del oído
  • Enfermedad reciente de cualquier tipo (porque disminuye la resistencia del cuerpo a la infección)(1,2,3,4,)

 

SÍNTOMAS:

El dolor de oídos en niños y bebés es más frecuente porque aún no tienen completamente desarrollada la anatomía de este órgano. La infección en el oído suele iniciar con catarro, días después aparece fiebre.(2,3). Una infección aguda en el oído se desarrolla rápidamente y es dolorosa.

Infección y dolor de oídos también está relacionados con:

  • Pérdida repentina del apetito.
  • Tendencia a dormir sentado.
  • Inflamación del canal auditivo y del oído medio (donde se localiza el tímpano).
  • Sensación de presión en el oído medio.
  • Disminución o bloqueo temporal de la audición.
  • Secreción de líquido.
  • Dolor de oído
  • Fiebre
  • Aumento del llanto
  • Iritabilidad
  • Vomito

Generalmente se presenta hipoacusia(disminución de la sensibilidad auditiva) leve durante o inmediatamente después de una infección del oído. La mayoría de las veces el problema desaparece. La hipoacusia permanente es infrecuente, pero el riesgo aumenta con el número de infecciones.

 

PREVENCIÓN: 

Algunas infecciones del oído se alivian por sí solas sin necesidad de antibióticos. A menudo, todo lo que se necesita es tratar el dolor y dejar que el cuerpo sane por sí mismo.(3)

  • Aplique agua tibia con compresas o con una botella en el oído afectado.
  • Use en los oídos gotas analgésicas óticas de venta libre. O pregúntele al proveedor de atención médica respecto a gotas óticas de receta médica para aliviar el dolor.
  • Tome medicinas de venta libre como ibuprofeno o paracetamol para el dolor o la fiebre. NO le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a los niños.

Todos los niños menores de seis meses con fiebre o síntomas de una infección en el oído deben ser vistos por un mèdico. A los niños mayores de seis meses se los puede vigilar en casa si NO tienen:

  • Una fiebre superior a 102° F (38.9º C)
  • Dolor u otros síntomas más graves
  • Otros problemas de salud

Si no hay ningún mejoramiento o los síntomas empeoran, programe una cita con el mèdico para determinar si se necesitan antibióticos.(1,2,3,4,)

Si le recetan antibióticos, es importante tomarlos todos los días y terminar todo el medicamento. No suspenda el medicamento cuando los síntomas desaparezcan. Si los antibióticos no parecen estar haciendo efecto al cabo de 48 a 72 horas, consulte con el mèdico. Es posible que necesite cambiar a un antibiótico diferente.

Los efectos secundarios de los antibióticos pueden incluir náuseas, vómitos y diarrea. También se pueden presentar reacciones alérgicas, pero son poco frecuentes.

Algunos niños tienen infecciones repetitivas del oído que parecen desaparecer entre episodios. Ellos pueden recibir una dosis diaria de antibióticos más pequeña para prevenir nuevas infecciones.

Si una infección no desaparece con tratamiento médico normal o si un niño tiene muchas infecciones del oído durante un corto período de tiempo, el medico (pediatra /otorrinolaringólogo) puede recomendar la colocación en cirugía de tubos de timpanostomía:

  • Se introduce en el tímpano un tubo diminuto, dejando abierto un pequeño orificio que permite la entrada del aire para que los líquidos puedan drenar con más facilidad.
  • Estos tubos por lo regular se desprenden por sí solos; los que no se pueden retirar en el consultorio del proveedor de atención médica.

Si las vegetaciones adenoides están agrandadas, se puede considerar su extirpación quirúrgica, si las infecciones del oído se siguen presentando. La extirpación de las amígdalas no parece ayudar a prevenir las infecciones (1,2,3,4,)

 

REFERENCIAS:

(1) https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003046.htm
(2) http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-desalud/gripe/temas-relacionados/dolor-de-oidos.html
(3)https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000638.htm
(4) http://cms.stg.adam.com/Content/PreviewArticle.aspx?pid=5&gid=000638

 

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.

SACO.GFR.17.05.0698a

Tips de salud

Cómo cuidar tu corazón

Leer más >

Tips de salud

Lo que debes saber sobre el Alzheimer

Leer más >