INFLUENZA

COMPARTIR
ARTÍCULO

Tanto la influenza como el resfrío común son enfermedades respiratorias, pero son provocadas por diferentes virus. Debido a que estos dos tipos de enfermedades tienen síntomas similares, puede ser difícil notar la diferencia entre ellos basándose en los síntomas por sí solos. En general, la influenza es peor que el resfriado común; y los síntomas son más comunes e intensos. Los resfríos suelen ser más leves que la influenza. Las personas resfriadas tienen mayores probabilidades de tener secreción o congestión nasal. Los resfríos, por lo general, no suelen provocar problemas graves de salud como neumonía, infecciones bacterianas u hospitalizaciones. La influenza puede tener gravísimas complicaciones asociadas.

Debido a que la influenza y el resfrío comparten muchos síntomas, puede ser difícil (o incluso imposible) establecer la diferencia entre ellos, basándose en los síntomas por sí solos. Hay pruebas especiales, que normalmente deben hacerse dentro de los primeros días de la enfermedad, que pueden indicar si una persona tiene influenza.

Los niños de cualquier edad con enfermedades neurológicas tienen mayor probabilidad de contraer la influenza que otros niños. Las complicaciones por la influenza pueden variar y, en algunos niños, pueden ocasionar neumonía e incluso la muerte.(1,2)

Las enfermedades neurológicas pueden incluir:

  • Trastornos del cerebro y la médula espinal
  • Parálisis cerebral
  • Epilepsia (trastornos convulsivos)
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Discapacidad intelectual
  • Retraso en el desarrollo de moderado a grave
  • Distrofia muscular
  • Lesión de la médula espinal

Ciertos niños con enfermedades neurológicas pueden experimentar complicaciones con el funcionamiento muscular y pulmonar o dificultades para toser, tragar o eliminar líquidos a través de las vías respiratorias. Estos son problemas que pueden empeorar los síntomas de la influenza.

 

SÍNTOMAS:

Los síntomas de influenza pueden incluir fiebre o sensación de estar afiebrado/con escalofríos, tos, dolor de garganta, goteo o secreción nasal, dolores

Otros síntomas comunes incluyen:

  • Dolores en el cuerpo
  • Escalofríos
  • Mareos
  • Rubefacción de la cara
  • Dolor de cabeza
  • Decaimiento
  • Náuseas y vómitos


PREVENCIÓN:

La mejor manera de prevenir la influenza es recibiendo una vacuna contra la influenza todos los años. Se recomienda la vacunación anual contra la influenza a todas las personas de 6 meses de edad o más. Es sumamente importante que los niños con afecciones neurológicas se vacunen puesto que corren un alto riesgo de presentar complicaciones si contraen la influenza.(3)

Asimismo, es importante que los contactos cercanos de los niños con afecciones neurológicas, incluidos padres, hermanos, familiares y cuidadores (como niñeras, médicos, enfermeras y maestros) se vacunen para evitar enfermarse y propagar la influenza a estos niños o a otras personas con alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza.

 

REFERENCIAS:

(1) http://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/qa/coldflu.htm
(2) http://espanol.cdc.gov/enes/flu/protect/neurologicpediatric.htm
(3) http://espanol.cdc.gov/enes/flu/protect/neurologicpediatric.htm

 

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.

SACO.GFR.17.05.0698b

Tips de salud

Cómo cuidar tu corazón

Leer más >

Tips de salud

Lo que debes saber sobre el Alzheimer

Leer más >